Suites Viena

Qué ver en Madrid en 3 días… sin prisas ni pausas!

Por | 28 noviembre, 2018 | 0 comentarios

SV-MADRID-BLOG-20-SITIOS-architecture-buildings-city-670261

¿Visita exprés a Madrid? Aquí tienes algunas sugerencias para un recorrido inolvidable y lleno de historia.


Templo de Debod

A la espalda de Suites Viena se encuentra este templo egipcio de más de 2.000 años de antigüedad. Originariamente situado en la pequeña localidad que llevaba este nombre al sur de Egipto, fue un regalo de ese país a España en agradecimiento por la ayuda española para salvar los templos de Nubia, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán. No dejes de visitar esta maravilla, entrada gratuita. A pasos de nuestro hotel, aquí os contamos un poquito más del monumento.


Palacio Real

Se trata de la residencia oficial del Rey de España. No obstante, puesto que los actuales monarcas no residen en el, sino en el Palacio de la Zarzuela, es utilizado para ceremonias de Estado y actos solemnes. Es el Palacio Real más grande de Europa occidental, y uno de los más grandes del mundo. Alberga un valioso patrimonio histórico artístico, destacando el conjunto de instrumentos musicales conocidos como los Stradivarius Palatinos, y colecciones muy relevantes de disciplinas como pintura, escultura y tapicería.

Las salas de Estado y las colecciones artísticas están abiertas a las visitas, siempre que no haya actos oficiales.

El palacio fue construido por orden del rey Felipe V sobre el solar dejado por el Real Alcázar, destruido casi del todo por un incendio en 1734. Tanto los cimientos del antiguo alcázar como alguna de sus estructuras fueron utilizadas para la construcción del nuevo palacio.

Su cambio de guardia es uno de los actos más concurridos para los turistas. Os lo contamos aquí.


Jardines de Sabatini

Situados frente a la fachada norte del Palacio Real y promovidos durante la Segunda República, los jardines se terminaron de construir tras la Guerra Civil. De diseño geométrico y dotado de un aspecto neoclásico acorde con el Palacio Real, su privilegiada situación los convierte en uno de los jardines más bellos del Madrid de los Austrias. A pesar de su nombre, no fueron diseñados por el arquitecto italiano Francesco Sabatini, sino que se instalaron sobre las caballerizas del Palacio Real que años atrás habían sido diseñadas por el mismo.  Además, durante los meses de verano los jardines se convierten en uno de los escenarios en los que se celebran los conciertos y actuaciones de “Los Veranos de la Villa”.


Plaza de Oriente

La hermosa Plaza de Oriente se encuentra ubicada en el centro histórico de Madrid, enmarcada por dos de los edificios más importantes de la ciudad, el Palacio Real y el Teatro Real. Sus jardines centrales ocupan la zona más monumental de la Plaza, tanto por los edificios que la flanquean como por el valor artístico de sus colecciones escultóricas. En el centro de la plaza se encuentra la principal de las esculturas, una estatua ecuestre de Felipe IV realizada en bronce y que fue la primera del mundo en sostenerse en pie sobre sus dos patas traseras. La plaza alberga, además, una colección escultórica de veinte reyes españoles, conocidos popularmente como los reyes godos. Los jardines centrales, se distribuyen en forma de cuadrícula siguiendo el modelo barroco de jardinería. En la parte exterior de la plaza se ubican dos frondosos jardines, los Jardines del Cabo Noval y los Jardines de Lepanto.


Jardín del Campo del Moro

Ocupa una superficie de veinte hectáreas, que se extienden desde la fachada occidental del Palacio Real. Fue declarado de interés histórico-artístico en el año 1931 y es uno de los tres recintos ajardinados que adornan el entorno del Palacio Real (junto con los Jardines de Sabatini y los de la Plaza de Oriente). Se conoce con el nombre del Campo del Moro porque sus promotores recurrieron al episodio histórico en el que el caudillo musulmán Alí Ben Yusuf, al intentar reconquistar Madrid, entonces en manos de los cristianos, a la muerte de Alfonso VI, acampó con sus tropas durante el ataque en el sitio donde actualmente se emplaza el conjunto ajardinado.


Teatro Real

Es el teatro de la Ópera de Madrid y se encuentra situado en la Plaza de Oriente. Fue promovido por el rey Fernando VII dentro del proyecto de remodelación de la Plaza de Oriente. Su construcción comenzó en 1818 pero no fue inaugurado hasta 1850. Se mantuvo de forma ininterrumpida como teatro de ópera hasta 1925, momento en el que tuvo que cerrar a causa de problemas estructurales en el edificio. Volvió a abrir sus puertas en 1966 como sala de conciertos sinfónicos. Pero entre 1988 y 1997 sufrió una importante remodelación que lo volvió a convertir en coliseo operístico. El Teatro Real es un Bien de Interés Cultural del Patrimonio Histórico Español, en la categoría de “Monumento Histórico”.


Catedral de la Almudena

la Catedral de Santa María la Real de la Almudena es un templo de culto Católico dedicado a la Virgen María bajo la advocación de la Almudena. Fue construida en el emplazamiento de una antigua mezquita y toma su nombre de la palabra árabe al-mudayna, que significa “ciudadela”. Cuenta la leyenda que cuando en 1083 el rey Alfonso VI reconquistó Madrid y expulsó a los musulmanes, se obsesionó con encontrar un valioso icono de la Virgen María que siglos atrás había sido escondido entre los muros de la ciudadela. El monarca, incapaz de localizar la figura perdida, se entregó a la oración hasta que una sección de los muros se derrumbó y dejó a la vista la imagen, todavía iluminada por las velas con las que había sido sepultada siglos atrás. La fachada principal se encuentra frente al Palacio Real, la fachada del crucero mira hacia la calle de Bailén y el acceso a la cripta se realiza por la cuesta de la Vega, al final de la calle Mayor. Se trata de un edificio de diferentes estilos arquitectónicos: neoclásico en el exterior, neogótico en el interior y neorrománico en la cripta. Fue consagrada por Juan Pablo II el 15 de junio de 1993, siendo la única catedral Española consagrada por un papa.


Real Basílica de San Francisco El Grande

Uno de los monumentos más impresionantes de Madrid, no tanto por su aspecto exterior sino por su suntuosa decoración interior de estilo ecléctico de finales del siglo XIX, por su impresionante cúpula, la tercera de planta circular de mayor diámetro de la cristiandad y por la colección de arte que guarda en su interior y que representa la pintura española de los siglos XVII a XIX, con cuadros de Zurbarán y Goya. Fue construida en estilo neoclásico en la segunda mitad del siglo XVIII a partir de un diseño de Francisco Cabezas, desarrollado por Antonio Pló y finalizado por Francesco Sabatini. El lugar estuvo ocupado anteriormente por un convento-ermita franciscano, que, según la leyenda, fue fundado por San Francisco de Asís en 1217.


Plaza Mayor

Esta plaza porticada es el corazón del Madrid de los Austrias. Originalmente se llamó plaza del Arrabal por estar situada en uno de los arrabales que quedaban fuera de los muros de la ciudad, y su forma era irregular debido a su formación espontánea. En el siglo XVI, cuando por decisión del monarca Felipe II la villa de Madrid se convirtió en capital de España, la plaza cambió su nombre por el de Plaza Mayor. El edificio más destacado de la Plaza Mayor es la Casa de la Panadería, de la que llaman la atención las pinturas murales de su fachada. Frente a la Casa de la Panadería está la Casa de la Carnicería, que sirvió en su origen como depósito general de carnes para abastecer a los mercados de la Villa. En medio de la plaza se encuentra la estatua ecuestre de Felipe III. En la esquina suroeste de la plaza se abre el Arco de Cuchilleros, el más monumental de los accesos. No dejes de visitar esta gran plaza porticada declarada Bien de Interés Cultural.


Puerta del Sol

Céntrica y bulliciosa, la plaza de la Puerta del Sol es uno de los emblemas de Madrid. En ella se encuentran varios de los elementos más representativos de esta ciudad. Uno es la Estatua del Oso y el Madroño, muy querida por los madrileños y popular punto de encuentro que representa los elementos del escudo de la ciudad y el Madroño. Otro es el Reloj de la Casa de Correos, que es el lugar desde donde se emiten las campanadas de fin de año desde 1962 y donde se congregan cada año miles de personas para comer las uvas y celebrar el nuevo año. Otro es el Kilómetro Cero, que señala el origen del kilometraje de las diferentes carreteras radiales nacionales y junto al cual tantos turistas nacionales se fotografían cada día. Otro es la Estatua de la Mariblanca, réplica del original del siglo XVII que en su origen coronó una fuente ubicada en el mismo emplazamiento y que hoy es custodiada en la Casa de la Villa. Y por último, la Estatua ecuestre de Carlos III, rey que en el siglo XVIII modernizó Madrid con una serie de mejoras en las infraestructuras de la ciudad.


Museo Thyssen-Bornemisza

Es uno de los 3 museos más importantes de Madrid, junto con el Museo del Prado y el Museo Reina Sofía. Estos 3 museos conforman el llamado Triángulo del Arte o Triángulo de Oro. La colección se compone de cerca de 1000 obras que el Estado español compró a la familia Thyssen-Bornemisza en julio de 1993. El museo se encuentra en un emplazamiento privilegiado, el Palacio de Villahermosa, que fue construido a finales del siglo XVIII y es un claro ejemplo de arquitectura neoclásica madrileña. Recorriendo sus 3 plantas podemos disfrutar de la evolución histórica de la pintura, con obras que abarcan los siglos XVII-XX.


Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Es uno de los 3 museos más importantes de Madrid, junto con el Museo del Prado y el Museo Thyssen-Bornemisza. Estos 3 museos conforman el llamado Triángulo del Arte o Triángulo de Oro. La estrella del museo, El Guernica, es uno de los cuadros más importantes de Pablo Picasso. El recorrido por la historia del arte contemporáneo español está dividido en 3 itinerarios distintos:
La irrupción del siglo XX: utopías y conflictos (1900-1945)”;
La encrucijada entre los siglos XIX y XX, entre modernidad y tradición, está perfectamente representada con la obra de Hermenegildo Anglada Camarasa, José Gutiérrez Solana o Medardo Rosso. A continuación se exhibe el trabajo de Juan Gris, Joan Miró o Salvador Dalí, artistas que militaron en las vanguardias europeas junto a Georges Braque, Fernand Léger, Sonia Delaunay o Francis Picabia, nombres que también están presentes en la colección del museo
“¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968)”
La Segunda Guerra Mundial acabó con el panorama artístico de las vanguardias históricas, y esto es lo que trata de contarnos la segunda parte del plan museológico. Algunos de los artistas que emergieron entonces han alcanzado un enorme prestigio internacional, hablamos de Antoni Tàpies, Jorge Oteiza o Esteban Vicente. Este periodo se puede comprender mucho mejor en el contexto del panorama europeo y con este fin el museo exhibe también obras de Francis Bacon, Jean Dubuffet, Lucio Fontana, Henry Moore o Yves Klein.
“De la revuelta a la posmodernidad (1962-1982)”.
Desde los años setenta hasta la actualidad el arte contemporáneo ha generado un amplio abanico de propuestas. La cuestión de género, la cultura underground, la cultura de masas o la globalización son el campo de reflexión sobre el que gira esta tercera colección del museo.


Real Jardín Botánico

Con más de 5.000 especies de plantas distribuidas a lo largo de cuatro niveles de terrazas, el Real Jardín Botánico de Madrid es un agradable pulmón verde localizado junto al Museo del Prado.


Museo Nacional del Prado

Es uno de los 3 museos más importantes de Madrid, junto con el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza. Estos 3 museos conforman el llamado Triángulo del Arte o Triángulo de Oro. No obstante, el Museo del Prado es el más importante de los 3 y uno de los más importantes del mundo. Entre sus artistas españoles más relevantes se encuentran Velázquez, Goya, Murillo, Ribera, y Zurbarán. Entre los artistas italianos más relevantes están el Greco, Tiziano, Fra Angelico, Veronese, Tintoretto o Tiziano. En la pintura flamenca destacan las pinturas de el Bosco, del que posee las mejor colección a nivel mundial, Rubens, de quien posee su colección más importante, Patinir y Van Dyck. En la francesa destacan las obras de Poussin. Es imposible mencionar a todos los artistas cuyas obras se exponen en este museo, ya que la colección de pintura sobrepasa las 8600 obras. De ellas, algo más de 3000 proceden de la Colección Real (desde felip II), algo más de 2000 del Museo de la Trinidad y el resto, más de 3500, del fondo denominado de Nuevas Adquisiciones, en el que se integran también las que realizó el Museo de la Trinidad y las pinturas que recibió en 1971 del Museo de Arte Moderno.


Puerta de Alcalá

Se inauguró en 1778 de la mano de Francisco Sabatini, arquitecto italiano que trabajó la mayor parte de su vida en España. Anteriormente existió otra Puerta de Alcalá de ladrillo, pero Carlos III ordenó su derribo y reconstrucción. El nombre de la Puerta de Alcalá, al igual que el de la calle con el mismo nombre, vienen por estar situadas en el camino que existía para ir a Alcalá de Henares. La denominación de puerta viene de que, en sus orígenes, fue una de las cinco puertas que daban acceso a la Villa de Madrid.


Parque del Buen Retiro

Es uno de los principales parques de Madrid desde su inauguración en 1868. En el Retiro hay cientos de rincones que visitar y actividades que disfrutar: espectáculos de marionetas, músicos, lectores de manos, adivinos y videntes son algunas de las distracciones habituales. Entre sus elementos arquitectónicos e históricos más importantes se encuentran: el Estanque Grande donde se puede practicar el remo, el Palacio de Velázquez y el Palacio de Cristal, ambos utilizados actualmente como salas de exposición. Además, El Retiro alberga esculturas y fuentes notables como son el monumento a Alfonso XII o el reservado de Fernando VII. Destacan además, la estatua de El Ángel caído, única escultura en el mundo que representa al diablo, la fuente de los Galápagos, que conmemora el nacimiento de Isabel II, y el Teatro de Títeres, un teatro único en Europa con programación estable todos los fines de semana.


Plaza de Cibeles

Está presidida por una hermosa fuente y flanqueada por imponentes edificios de entre finales del siglo XVIII y principios del XX. La Fuente de Cibeles representa a la diosa Cibeles sobre un carro tirado por leones. Antes de estar ubicada en este lugar, servía para abastecer de agua a los madrileños. En 1895 fue trasladada a la plaza de Cibeles y pasó a convertirse en un elemento decorativo. Es, desde hace mucho tiempo, el lugar de celebración de las victorias del Real Madrid y, también, el lugar elegido para celebraciones deportivas de la Seleccion Española de fútbol y baloncesto. El Palacio de Cibeles, anteriormente conocido como Palacio de Comunicaciones, fue inaugurado en 1919 y funcionó como sede central de Correos hasta que recientemente fue reformado para albergar el Ayuntamiento.

El Palacio de Buenavista fue construido en 1777 como residencia de los duques de Alba y en la actualidad es la sede del Cuartel General del Ejército.

El Banco de España cuenta con un imponente exterior con escasa decoración y un hermoso interior decorado con una excelente colección de pintura que incluye obras de Goya, Mengs, Maella y Vicente López.

El Palacio de Linares fue construido en 1900 bajo las órdenes del marqués de Linares y años más tarde fue restaurado para convertirse en la Casa de América, una institución que pretende fomentar las relaciones culturales entre España y los países latinoamericanos.


Gran Vía

Fundada entre 1910 y 1929, la Gran Vía es el bulevar más famoso de Madrid y comunica el barrio de Salamanca con el de Argüelles. Comienza en la calle de Alcalá y termina en la plaza de España. Es un importante hito en la ciudad desde su construcción desde el punto de vista comercial, turístico y de ocio. En este último aspecto es famosa por sus cines, si bien en los últimos años algunos han cerrado y otros se han reconvertido con gran éxito al teatro musical, por lo que el tramo comprendido entre la plaza de Callao y la de España se conoce como el Broadway madrileño. Históricamente ha recibido muchos otros nombres como Avenida de Rusia o Avenida del quince y medio. El más trascendente fue Avenida de José Antonio, en homenaje a José Antonio Primo de Rivera por su victoria en la Guerra Civil. La Gran Vía ha sido una de las obras más trascendentes de España, hubo que demoler más de 300 casas y afectó a casi 50 calles.


Museo Cerralbo

Es uno de los museos más importantes de Madrid, aunque también de los más desconocidos. Está situado en lo que fue la casa-palacio del XVII Marqués de Cerralbo y su visita traslada al visitante a la forma de vida de una familia aristocrática de finales del siglo XIX. El Palacio, de estilo clasicista, decorado con elementos neobarrocos y rococós, fue concebido desde el principio con una doble función, como vivienda y como museo, sede de las obras de arte reunidas por los marqueses de Cerralbo y sus hijos, los marqueses de Villa-Huerta, durante los numerosos viajes que realizaron por España y Europa. Así, el museo se compone de más de 50.000 piezas entre pinturas, esculturas, cerámicas, cristal, tapices, muebles, monedas, medallas, dibujos, estampas, relojes, armas, armaduras, objetos arqueológicos… El marqués de Cerralbo donó a la nación española este patrimonio instituyendo el Museo Cerralbo, con el fin de que sus colecciones perdurasen “siempre reunidas y sirvan para el estudio de los aficionados a la ciencia y al arte”.

Tuvimos la suerte de visitarlo, os lo contamos en el siguiente artículo.


Ermita de San Antonio de La Florida

De aspecto sobrio, la ermita de San Antonio de la Florida sorprende por el grandioso conjunto pictórico que Goya pintó a finales del siglo XVIII. En esta obra maestra del arte español, el artista aragonés siempre tuvo presente que estaba decorando uno de los templos más populares de Madrid, famoso por su romería del 13 de junio. Debido a la especial preocupación que ha existido siempre por garantizar su conservación, en 1905 fue declarada Monumento Nacional, y en 1928 se construyó a su lado un templo idéntico para trasladar el culto y reservar el original como museo de Goya. La denominación de la ermita, por tanto, debería ser en plural, es decir, “las ermitas de San Antonio”. La ermita fue obra de Francisco de Fontana (1792 – 1798). Su planta es de cruz griega con brazos muy cortos y ábside semicircular en la cabecera, el cual origina un espacio central dominado por una gran cúpula iluminada mediante linterna. Circunscriben la ermita estancias adosadas al exterior formando un rectángulo. Resaltan los pies que marcan la fachada principal construida según el canon barroco. A pesar de ser uno de los mejores ejemplos del neoclásico madrileño, son los frescos de Goya los que hacen de la ermita de San Antonio una parada imprescindible en Madrid, además de ser el lugar donde descansan los restos del artista desde 1919. Goya decoró la cúpula con frescos que representan el trance del Santo ante el pueblo de Lisboa. Los retablos fueron pintados posteriormente por Jacinto Gómez Pastor.


¿Alguno otro que se os venga a la mente al hablar de una visita rápida a Madrid?

Categorías: blog

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*